El seguro de accidentes: necesario pero poco conocido

    10
    0
    Compartir

    En este post vamos a acometer todo lo que necesitas memorizar sobre el seguro de accidentes tan clásico y que tantas soluciones aporta.

    El seguro de accidentes, aunque está presente en la vida de muchas personas y es un seguro muy útil y necesario, no es en la contemporaneidad uno de los más conocidos, ni populares -como puede ser el caso de los de autos, hogar o salubridad – entre la anciano parte de la población en nuestro país.

    Es importante centrar el tema en lo más importante de este seguro que no es otra cosa que la causa del siniestro. El conjunto de motivos que pueden dar ocasión a indemnización en el caso de que hayamos contratado una póliza de este ramo. De esa modo nos haremos a la idea de la cobertura que ofrece esta modalidad de seguro.

    Primero la definición fundamental, ¿Qué se entiende por casualidad?, lo mejor es personarse a la RAE, y en su diccionario define casualidad cómo: 2. m. Suceso eventual o movimiento de que resulta daño involuntario para las personas o las cosas. Seguro contra accidentes.

    Po su parte la Ley del Contrato del Seguro define casualidad en su artículo número 100, a bienes de su utilización en seguros de esta modo: Se entiende por casualidad la ofensa corporal que deriva de una causa violenta súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado, que produzca invalidez temporal o permanente o asesinato”. De esta modo quedan especificadas las causas que se dar para que las compañías aseguradoras consideren que un incidente en el que se ha conocido involucrado su cliente es susceptible de indemnización.

    Otro coeficiente importante a reseñar es el hecho de que los seguros de accidentes no atañen sólo al ámbito personal o al profesional, sino que su cobertura se aplica a los dos siempre que las características del incidente ocasionado se ajusten a la clara definición de la código aseguradora.

    Sin incautación, y teniendo en cuenta el trabajo de las aseguradoras por adaptar los seguros a los clientes y alcanzar la máxima personalización, el asegurado puede nominar a qué ámbito afecta la póliza de accidentes que firme. Quizás nada más le interese acogerse en el ámbito profesional o al revés, o tal vez nada más esté interesado en cubrir la posibilidad de casualidad en un aspecto muy concreto. Las compañías ofrecen cada vez más posibilidades a sus clientes para que personalicen sus respectivos contratos.

     

    De las inclusiones a las exclusiones

    Pasamos ahora de las inclusiones a las exclusiones. Quedan excluidos del ámbito de protección del seguro de accidentes, por ejemplo, los provocados de modo intencionada por el asegurado con el fin de cobrar la indemnización correspondiente, así como los que éste haya podido sufrir antaño de la firma del entendimiento o aquellos en los que pueda estar involucrado en caso de expiración, impago o no renovación del mismo.

    Sin incautación, existen otro tipo de exclusiones que a primera apariencia no resultan tan obvias. Es el caso de las lesiones corporales que el asegurado haya podido sufrir en una huelga admitido, una manifestación o incluso en un conflicto armado si se diera el caso. Esas posibilidades siquiera están incluidas interiormente de la cobertura de un seguro de accidentes.

    Asimismo conviene recapacitar que en el caso de los accidentes de circulación, éstos tienen su propio ámbito en el seguro de coche, pero pueden ser complementarios del seguro de accidentes individuales que tengamos contratado. La excepción es para el caso de la conducción de motocicletas y ciclomotres de más de 50 cc. y sus acompañantes, estos accidentes están excluidos indemne que se pacte en la póliza.

     

    De la causa al propósito

    Por supuesto, los accidentes que no hayan tenido un propósito importante en la salubridad del asegurado no entran interiormente de la indemnización. Porque en este seguro, encima de las causas, están detallados los bienes.

    Y hablamos de bienes graves, correctamente sea la asesinato (con lo que la compañía aseguradora debería indemnizar al beneficiario que el cliente hubiera designado a la hora de la firma del entendimiento) o de la invalidez, tanto temporal como permanente, o las de tipo parcial y las totales. En el supuesto de las invalideces de tipo parcial, se contemplan un gran cantidad de situaciones denominadas cálculo que recogen las posibles lesiones y sus porcentajes de indemnización.

    Hay que reseñar incluso que los gastos de hospitalización o sanitarios derivados del casualidad sufrido incluso quedarían cubiertos con la suscripción de un seguro de este tipo pudiendo nominar cantidades determinadas. Siempre es bueno consultar con un profesional para establecer las coberturas y sus límites más adecuados para nosotros.

    La entrada El seguro de accidentes: necesario pero poco conocido aparece primero en Información sobre Seguros.