¿Cuáles son las comisiones más habituales en las hipotecas y cuánto te cuestan?

    355
    0
    Compartir

    Comisiones. Esas cantidades de caudal que las entidades cobran a los clientes por la prestación de un servicio, la papeleo de un producto o la intermediación en un servicio entre otras cosas.

    Es importante destacar que las entidades tienen soltura para fijar comisiones, siempre y cuando estén perfectamente reflejadas y respeten los límites máximos marcados por la reglamento, en cada caso.

    Comisión por estudio

    El proceso de solicitud y concesión de un préstamo hipotecario comienza por estudiar la viabilidad de la operación. Aunque esta comisión es cada vez menos cobrada por parte de las entidades, consiste en remunerar a la entidad por el observación completo del perfil del solicitante con el objetivo de evaluar y comprobar su solvencia y capacidad de plazo, ya que supone una operación de aventura. Lo más natural es que el precio de esta comisión sea un porcentaje sobre la cantidad de la hipoteca. Esta comisión en ningún caso se podrá cobrar si la entidad no ha accedido a la concesión del préstamo.

    Comisión de transigencia

    La formalización y puesta en marcha del préstamo hipotecario es lo que remunera esta comisión. Como en el caso de la comisión de estudio, la de transigencia igualmente suele ser un porcentaje sobre el precio prestado. Actualmente puede rondar el 1% o menos.

    Compensación por abandono parcial y/o total, compensación por aventura de tipo de interés y comisión por subrogación

    Subrogar una hipoteca es trasladarla de una entidad a otra, produciéndose la abrogación total de la primera. Si se negociación de una abrogación subrogatoria de una hipoteca (fija o variable) formalizada a partir del 9 de diciembre de 2007, entonces habrá que dialogar de comisión por abandono, que no puede ser longevo del 0,5% si se da en los 5 primeros abriles y del 0,25% si es a partir del botellín. Encima, se puede dar la compensación por aventura de tipo de interés, que como su nombre indica, consiste en premiar al costado por la posible pérdida de haber que le puede gestar la abrogación de la hipoteca. En este caso no hay un final mayor y será el que se haya pactado.

    Cuando la abrogación se produce por subrogación en una hipoteca a tipo fijo formalizada antaño del 9 de diciembre de 2007, el final de la comisión está en el 2,5% del haber irresoluto de amortización (cuando pase de tipo fijo a variable y cuando el haber original fuese beocio a 240.000€).

    Y para las cancelaciones por subrogación de hipotecas variables formalizadas entre el 27 de abril de 2003 y del 9 de diciembre de 2007, la comisión máxima es del 0,5%, y para las formalizadas antaño del 27 de abril de 2003, la comisión máxima es del 1%.

    Comisión por Novación

    La novación es el cambio de las condiciones del préstamo hipotecario. La entidad puede cobrar una comisión por los gastos que le genera realizar dichas modificaciones en la hipoteca. La reglamento dice que cuando se trate de una modificación en una hipoteca a tipo variable y que tenga que ver con el plazo de amortización, esta comisión no podrá ser longevo del 0,1% sobre el haber que quede irresoluto de liquidar.

    ¿Comisiones en la cuenta bancaria para el plazo exclusivo del préstamo hipotecario?

    Hay entidades que obligaron y obligan a los clientes a la transigencia de una cuenta en la entidad para el plazo de las cuotas de la hipoteca, única y exclusivamente para ello. Y por otra parte les cobran una comisión por mantenimiento y despacho. Hecho que no corresponde con el código de buenas prácticas bancarias y que el Mesa de España rechaza.

    De hecho, el Servicio de Reclamaciones se ha pronunciado al respecto diciendo: “no corresponde a los clientes soportar ninguna comisión por mantenimiento y/o despacho cuando las cuentas se mantienen, con la finalidad de ser utilizadas exclusivamente para abonar los intereses de un depósito, o para der servicio a un préstamo hipotecario” (ni por imposición de la entidad ni por voluntad del interesado).

    Comisiones perfectamente informadas

    Por reglamento, las comisiones deben recogerse de guisa explícita, clara y transparente tanto en los contratos como en los folletos de comisiones.